domingo, 26 de mayo de 2013

DIEZ AÑOS DEL ACCIDENTE DEL YAK-42

   En el año 2003, un avión Yakolev 42 del Ejército Español se estrellaba en el monte Pilav de Turquía. Fallecían sesenta y dos militares españoles, la mayor catástrofe en número de víctimas del Ejército fuera de nuestras fronteras. Entonces, pudimos saber las irregularidades de contratación y las lamentables condiciones en las que viajaban los militares. Diez años después, aunque parezca increíble, nadie ha pagado por aquellas muertes, no causadas tan sólo por el accidente, sino por la inseguridad con la que viajaban las sesenta y dos víctimas. Los familiares han tenido que sufrir las muertes de sus seres queridos y que la ley y el Gobierno les dé la espalda, dando impunidad e indultando a los culpables de las irregularidades que acabaron con la vida de sesenta y dos personas. Hace dos meses, el TC rechazó reabrir el caso que archivó la Audiencia Nacional contra el criterio de la Fiscalía. Después de esta vergüenza, el Gobierno echa más leña al fuego del olvido contra las víctimas y sus familias, no conmemorando este décimo aniversario, dando por hecho que ya se les homenajeó el pasado 16 de mayo en una misa organizada en la Catedral Castrense. En Turquía se sí sigue recordando la tragedia ante los dos monumentos que el exministro Bono inauguró en el 2004 junto a los familiares. Eran otros tiempos. Aquí, en España, esas familias recordarán a los militares en sus lugares de origen sin representación del Gobierno.