jueves, 23 de mayo de 2013

Annie Leibovitz, premio Príncipe de Asturias de Comunicación

   Hoy nos hemos levantado con una estupenda noticia. Por fin la gradísima Annie Leibovitz tiene una buena noticia después de tantísimas dificultades, tanto personales como económicas. Sus instantáneas de la cultura pop que han pasado a la historia le hacen merecedora absoluta de este premio y de todos los que atesora. Yoko Ono abrazada por un acurrucado John Lennon, la embarazadísima Demi Moore en la portada de Vanity Fair o el culito del Boss con su pañuelo americano en el disco "Born in the U.S.A." la llevan a lo más alto del Olimpo de los fotógrafos junto a otros de su generación. Pero hoy la protagonista es ella, la mujer que habló de su obra y que calló de su vida privada, pero nunca de la persona a la que amaba y a la que perdió hace nueve años, Susan Sontag, con la que compartió muchos años de felicidad y una hija. Personalmente celebro este premio de manera extraordinaria por la profesionalidad y la obra de Leibovitz, por su compromiso con el medio ambiente, por su superación y por haber pasado a la historia con fotografías únicas e irrepetibles.