viernes, 24 de mayo de 2013

FERNÁNDEZ DÍAZ Y SU FIRMA

   El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, nos "sorprende" con una firma afín a lo que él ha mostrado a toda la sociedad española a lo largo de este año y medio de gobierno popular que sigue castigando a los más humildes. Este señor, miembro del Opus Dei, una secta ultracatólica creada por Escrivá de Balaguer, un sacerdote que pidió un Marquesado de forma irregular (el de Peralta), ha "colocado" en el BOE una resolución en la que declara a la asociación HazteOír, tan ultra como él, "de utilidad pública". Esta asociación, que se basa fundamentalmente en la defensa de la familia católica tradicional, dirige sus iras contra el aborto y el matrimonio homosexual, que denuncia como un lobby que amenaza a la familia, como si fueran los católicos los únicos con derecho a formar su propia familia. Esta firma, absolutamente innecesaria por las ideas que van contra la libertad de las personas, sigue la cruzada del ministro contra lo no católico, defendiendo su secta y sus asociaciones afines que siguen sin abrir los ojos a la realidad de la sociedad actual, que convive en paz con las personas que ellos condenan a ser ciudadanos de segunda. Me preocupan estos pasos atrás del Gobierno, que no se conforma con dar la espalda a las personas, priorizando a los que han destrozado a una sociedad abierta y libre, dando nuestros impuestos a los que nos han robado y nos echan de nuestras casas, a los que alimentan el odio hacia homosexuales y mujeres que deciden en total libertad no tener un hijo. Como nadie tiene esperanzas de que este ministro, al igual que otros, cojan su vergüenza y cedan su cartera, seguiremos saliendo a la calle y continuaremos una cruzada contra esos pasos hacia atrás que no tratan, en absoluto, solucionar los problemas económicos del país, sino continuar la obra de Aznar y su políticas antisociales, heredadas directamente del ídolo de su partido, el dictador Franco. No nos rindamos. Sigamos saliendo. Continuemos teniendo la esencia de la sociedad que fuimos hace pocos años, que tanto luchamos para conseguir derechos de igualdad y, así, conseguir ser todos iguales. Incluso a los ojos del Dios de Fernández Díaz y de HazteOír.