jueves, 30 de mayo de 2013

BEATRIZ NO TIENE DERECHO A VIVIR. SU HIJO, QUE NO TENDRÁ CEREBRO, SÍ

   Hoy se da un paso atrás en los derechos de la mujer en El Salvador. Beatriz, que con veintidós años sufre lupus y una enfermedad renal, solicitó interrumpir su embarazo por sus problemas de salud y sabiendo que su hijo es anencefálico. La vida de la madre corre un riesgo altísimo, sabiendo que la del hijo no es viable pero, aún así, la Sala de lo Constitucional niega un aborto que es más que necesario. Es una cuestión de vida. La de la madre. Recuerdo que en este país el aborto es penado en todas sus formas y que se sigue defendiendo que los derechos de la madre no pueden privilegiarse sobre el feto. ¿Cuántas víctimas para que pare esta lacra ultracatólica?