miércoles, 14 de agosto de 2013

LAS PRÁCTICAS SEXUALES DE LOS HOMOSEXUALES, SEGÚN UNA POLÍTICA MEXICANA

   Me temo que en México todavía no ha llegado la noticia a algunas personas de que todos deberíamos tener los mismos derechos y que la igualdad se debe medir en el respeto y la convivencia entre personas muy diferentes entre sí. Todas las personas formamos la sociedad y hacemos una vida normal junto a todos los demás. Creo que hasta ahí cualquier persona está de acuerdo conmigo. Cualquier persona con dos dedos de frente. Hoy, en el blog de Abel Arana, un tío con mucho humor y que suelo seguir porque me hace sonreír hasta en los peores días, he leído que una política mexicana, Ana María Jiménez Ortiz, dice que no se puede considerar matrimonio aquellos en los que los cónyuges no se miran a la cara cuando mantienen relaciones sexuales. Para remate, afirma que los hijos adoptados por homosexuales tienen más posibilidades de ser drogadictos que los niños criados en familias donde los padres son hombre y mujer.
   Siempre digo lo mismo: los políticos deben ser responsables de hacer la vida mejor a los ciudadanos. No están dentro de un partido, un parlamento, un senado, etc. para fomentar el odio hacia minorías que ya de por sí, en algunos países, están perseguidos. Después del vergonzoso ejemplo ruso, llega la señora mexicana que dice que los homosexuales no nos miramos a la cara cuando practicamos sexo. Se nota, afortunadamente, que ella no es homosexual, a la vista de la poca idea que tiene, pero sobre todo, señora Jiménez Ortiz, lo importante es que nos podemos mirar a la cara antes, durante y después de practicar sexo.