jueves, 30 de enero de 2014

EL ERE DE COCA-COLA

   Coca-Cola ha decidido apuntarse al carro de los EREs inexplicables y dejar en la calle a 1.250 trabajadores de sus plantas de embotellado españolas, 580 de la ciudad en la que crecí y viví durante muchos años, Fuenlabrada. Y digo inexplicable porque no sé hasta que punto es legal realizar un ERE con un beneficio anual de 900 millones de euros. Así, hay que pensar en el drama de tantas familias que creían tener un trabajo fijo (discontinuo en muchos casos) con un sueldo con el que pagar sus impuestos e hipotecas o alquileres. Todo esto ocurre, precisamente, cuando el gobierno insiste en que todo va estupendamente y que la macroeconomía está más que saneada y dan a De Guindos palmaditas en la espalda en Europa, diciéndole al oído que hay que bajar el sueldo a los trabajadores españoles mientras ellos ganan sueldos de seis cifras por hundir a las familias que antes se consideraban de clase media. Es mejor preocuparse de por qué Aznar no va a su Convención Anual. Es mejor mirar para otro lado a sabiendas de que 3 millones de niños están en riesgo de exclusión social. Es mejor decir que se va a crear empleo este año con más de un 26% de paro, índice que manipulan y acusan a esos parados de trabajar en negro. Los datos son demoledores y desde la política no vemos actuaciones que nos ayuden a decidir qué debemos hacer en el momento de ir a las urnas. Lo digo yo, que pertenezco a un partido político que apenas está haciendo oposición mientras llegan las dichosas primarias de noviembre. Y hasta noviembre, ¿qué?
   Nos queda apoyar a los trabajadores de Coca-Cola este domingo, pues habrá una marcha desde la planta de Fuenlabrada hasta la Puerta del Sol. Esperemos que la multinacional quiera negociar y deje las plantas abiertas con todos sus trabajadores haciendo su labor dentro de la empresa. Por favor, todos los que podáis asistir a la marcha, hacedlo, o, al menos, apoyad la marcha. La sociedad debe mantenerse unida.
   Mi apoyo y solidaridad a los trabajadores, tanto de Fuenlabrada como los del resto de las plantas repartidas en España.