miércoles, 10 de julio de 2013

LOS PAPELES DE BÁRCENAS Y EL MILLÓN DE PERSONAS EN EL ORGULLO

   Cada semana que pasa, más crece mi indignación con lo que está ocurriendo. No me explico cómo puede ser que Mariano Rajoy siga en el Gobierno, que nadie dimita por vergüenza, que todos se encubran de esta manera tan ruin y rastrera. Ahora que podemos confirmar que los papeles de Bárcenas que el PP al completo restaban importancia y tachaba de falsos, resultan ser tan auténticos como la financiación ilegal del partido de la ultraderecha, que roba a los habitantes en España sus derechos sociales y los exprime económicamente, mientras ellos se han estado forrando durante veinte años con el dinero de sus amigos constructores para reventar los entornos ecológicos protegidos. Menudos sinvergüenzas, por no decir otra palabra mucho peor. Y, claro, oportunidad única para la gran dama de la corrupción: Esperanza Aguirre, que nos quiere dar lecciones sobre la honestidad y la trasparencia. Una de las cabezas pensantes de la trama Gürtel, que ha estado pagando a un tramposo impostor llamado Tamayo para que fuera presidenta sin los votos de los ciudadanos, quiere que la escuchemos y que haga crecer su ambición política con más mentiras. No tiene fin. Todos las personas que viven en este país exigimos la marcha de esta gentuza, que se vayan y no vuelvan, que dejen de robar, que no haya más políticos, de cualquier rama, que deje al pueblo sin derechos, y menos que lo hagan mientras se enriquecen de forma ilegal. Necesitamos una generación y unos ideales político-social nuevo, con personas que no estén viciadas y que quieran comenzar la construcción de España de forma honesta, por y para las personas.
   Por otro lado, felicitar a los organizadores del Orgullo Gay 2013 y a todos los asistentes, que apoyan la causa LGTB, pese a todas las trabas que ha puesto el Ayuntamiento de Madrid y la fiesta más importante que se celebra en Madrid (sí, por delante de san Isidro). Enhorabuena a ese millón y pico de personas que estuvimos en el Paseo de Prado y en Chueca y todas las fiestas organizadas. Nos vemos el año que viene, esperemos que con otra alcaldesa y, a poder ser, con otro color político que no se mueva por la homofobia. Somos muchos!!! Gracias!!!