miércoles, 19 de junio de 2013

TODO SIGUE IGUAL!!! INCREÍBLE!!!

   Me quedo perpleja. Hace que no escribo en este blog como diez días porque he empezado a trabajar (aleluya) y he estado bastante desconectada de las noticias en este período de tiempo. El caso es que tenía la esperanza de que, ya que tengo trabajo y es una buena noticia, que hubieran también buenas noticias que abarcaran al mundo, especialmente a los corruptos que han destrozado a España. Cuando empecé a trabajar, Blesa estaba en la cárcel, donde merecía, y hoy me entero que va a salir ya mismo. También me entero que Bárcelas, ese monstruoso ser, ladrón y altivo, sigue tranquilamente en libertad sin ninguna presión judicial; que en Catalunya, los Puyol siguen en política; y que en Valencia no ha dimitido nadie, aunque, en verdad, deberían dimitir la mitad de los políticos españoles. Para no pecar de partidista, también hablo del exministro Blanco, que debería haberse ido hace un tiempecito. Con todo esto, he llegado a unas cuantas conclusiones: el poder judicial no goza de la libertad de la que los políticos hablan, la Casa Real hace lo que les sale de los cojones, los culpables de la crisis no pisarán la cárcel y los corruptos seguirán paseando por los mejores hoteles y restaurantes gastando todo lo que han robado a los ciudadanos. Ni que decir que, en mi opinión, ser político no es una profesión, es una vocación, y que sobran profesionales de la política, como Bárcenas y Blanco. Sobran banqueros que han robado y engañado a preferentistas, la mayoría ancianos casi analfabetos, y se han quedado con su dinero, como Blesa. Sobran reyes y reinas que malversan concesiones y que hinchan facturas para ganar más dinero de forma ilegal, como si lo que los españoles les damos fuera insuficiente. Sobran iglesias que nos dicten normas sobre moralidad y religión cuando ellos se niegan a pagar impuestos y amenazan con quitar las ayudas sociales si se imponen dichos impuestos. Sobran paraísos fiscales. Sobran ministros y presidentes que han cobrado sobres en negro. Sobra prácticamente todo, excepto las  personas a las que todos estos sinvergüenzas ahogan, agreden, detienen, roban, explotan y pisotean. Es decir, la clase obrera.